Enviar Remedio  

Remedios Caseros - Corazón Sano -

 

 

 

 

Mi abuela, cuando no se encontraba bien, se tomaba una copita de Jerez para el corazón». Nunca supe si el corazón era una excusa para concederse ese capricho pero, por si las moscas, aconsejamos sustituir el alcohol por alguno de estos remedios. ESPINO ALBAR, EL MILAGRO BLANCO Esta hermosa planta, de flores blancas y pequeño fruto rojo, es un auténtico regalo para el corazón. Equilibra la presión sanguínea -tanto la alta como la baja-, normaliza el ritmo cardíaco y resulta muy útil en casos de irregularidades vanales del corazón. Se prepara añadiendo dos cucharaditas de hojas o flores de espino albar en una taza de agua hirviendo y se deja reposar durante 15 minutos. Se filtra y se toman de dos a tres tazas de esta infusión al día.  AJO, DE TODO CORAZÓN No es la primera vez que hablamos de él y probablemente tampoco será la última. Y es que el ajo es uno de los mejores amigos del corazón. No sólo hace disminuir el colesterol «malo» sino que también reduce la posibilidad de que se formen trombos en los vasos sanguíneos. Toma un diente de ajo al día -si no te gusta crudo puedes comerlo escaldado- y le harás un gran favor a tu corazón. Para los que no soporten su sabor (y su olor) también se puede tomar en comprimidos. En este caso toma dos comprimidos al día.

 

Pág. Atras          Pág. Sigiente

Enviar Remedio